NOTICIAS

Un año del inicio de un sueño:


Ranieri cumple hoy un año como entrenador del Leicester, equipo con el que ha logrado una de sus mayores hazañas en sus 30 años de entrenador. Tras su magnífico ciclo como "Fox", analizaremos a esta figura, lo que ha cosechado y lo que le queda por venir en Leicestershire.

Ya hace un año de la incorporación del veteranísimo Ranieri en un club repleto de jugadores con un objetivo a corto plazo: la permanencia, algo que al Leicester le costó en el ciclo anterior al del entrenador italiano. Básicamente, los "Foxes" dejaron sus deberes para el final y la estrategia les funcionó.

Sin embargo, pese a la gran remontada del equipo en el ciclo final de la campaña 2014/15, el presidente del Leicester quiso cambiar de aires. El "chairman" Vichai Srivaddhanaprabha (a quien le llamaremos "señor Vichai", por motivos más que obvios) quiso aportar a la escuadra un nuevo líder, con experiencia en el continente europeo y con un buen palmarés. Así pues, el 13 de julio del 2015, un avión con destino a Inglaterra dejó a Ranieri en las islas británicas, dispuesto a conseguir la permanencia y lograr una plaza europea en un plazo de 4 años, exigencias propuestas por el magnate tailandés.  

Un largo currículum:

El entrenador italiano tiene encima de sus hombros un total de 30 años de experiencia, esparcida en distintos países del continente europeo.
Empezó en su querida tierra natal, Italia. Allí se labró un nombre en distintos equipos como el Vigor Lamezia, el AS Puteolana, el Cagliari o la Fiorentina, equipo con el que logró el título de la Serie B, la Copa Italia y la Supercopa de dicho país.
Su buen rendimiento en Italia hicieron que varios clubes españoles se interesaran por él. Así fue como el Valencia logró su fichaje, equipo con el que hizo buenas migas: logró ganar una Copa Intertoto y una Copa del Rey.
Tras su buena etapa en Valencia, Ranieri decidió tomarse un cambio de aires para entrenar al Atlético de Madrid. Sin embargo, su etapa no fue tal y como él esperaba que iría y los números le dejaron fuera tras una campaña. Así pues, el entrenador italiano se fue de viaje a Inglaterra, donde entrenó al Chelsea durante 4 años y, aunque logró sus mejores números con el club de Londres, Ranieri no pudo escribir su nombre en ningún título del cuadro "blue".
El Valencia lo fichó para la temporada 2004-05, en la que ganaron la Supercopa de Europa; pese a ello, Ranieri decidió volverse a su querida Italia, donde tuvo etapas en el Inter de Milán, la Juventus, la Roma y el Parma. Seguidamente se fue a Francia a por el reto que le ofreció el Mónaco, equipo con un gran presupuesto que quería volver a poner al conjunto monegasco dentro de la Ligue 1: y así lo hizo.
Tras dos años con el Mónaco, Ranieri aceptó su primer trabajo como seleccionador, algo que le aportó más experiencia. Sin embargo, su estada con la selección griega fue fugaz y solo dirigió a la escuadra helena durante 4 partidos (3 derrotas y 1 empate).
Pese a su mal papel con dicha selección, el Leicester se interesó en este largo y sorpendente currículum. ¿Fue una mala decisión?

El milagro "Fox":

La mejor decisión del señor Vichai. Ranieri transformó un equipo de tabla baja en unos auténticos campeones. Su gran regularidad, su talento defensivo y la presencia de jugadores "tapados" que superaron a los típicos héroes comerciales crearon la diferencia entre este equipo y sus contrincantes, que mantuvieron el pulso hasta el final. Juntos, como un equipo, sorprendieron a todo un mundo, lamentablemente habituado a ver como la moneda le gana el partido al balón.


El Leicester sorprendió incluso en casa de los grandes. Huth anotó dos goles ante el Manchester City, en el Etihad Stadium (1-3 para los "Foxes").

Aún es pronto:

Tras ganar la Premier League, el Leicester ha disfrutado de toda clase de elogios tras lograr una hazaña de tal nivel. Sin embargo, esta historia aún no ha alcanzado su punto más álgido: queda la Champions League.

Será la primera vez que el Leicester dispute la Champions League, la competición más grande de todo el panorama futbolístico. Así pues, un equipo que hace un año se encontraba en la tabla baja y que se pagaba 5000/1 a que ganarían la liga, jugará contra equipos de la talla del Madrid, el Barcelona, el PSG...

Un sueño. Algunos jugadores del Leicester están empezando a dirigirlo tras un año tan dulce para ellos, sobretodo Andy King, futbolista que se encontraba en la escuadra "Fox" cuando este equipo se encontraba en la tercera división inglesa.

A parte de la Champions League, a principios de Agosto se juega la Community Shield, trofeo que enfrenta al campeón de liga (Leicester) contra el campeón de la FA Cup (Manchester United), algo que asegura un entretenido encuentro entre Ranieri y Mourinho.

Un verano largo:

Cuando un equipo tan poco acostumbrado a ganar logra un hito como este, suele pasarlo mal durante el mercado de fichajes. Un ejemplo sería el Atlético de Madrid, equipo que ganó la Liga, disputó la final de la Champions. El conjunto de Simeone perdió por el verano a Costa, Filipe Luis, Courtois, entre otros. Sin embargo, en este caso, el tipo de juego del "Cholo" y los recambios conseguidos dieron un resultado positivo y mantuvieron al equipo a flote.

Fue terminar la Premier League y los rumores se dispararon. ¿Vardy al Arsenal? ¿Mahrez al Barcelona? ¿Schmeichel seguirá los pasos de su padre y se irá al Manchester United?
Los rumores se han ido renovando e intensificando a lo largo del verano. Es muy probable que algún jugador clave se vaya (N'Golo Kanté, al Madrid o al Chelsea, por ejemplo), así que Ranieri no se ha quedado de brazos cruzados y ha fichado a algunos talentosos jugadores. De momento, solamente Musa y Mendy podrían optar a un sitio en el once titular, junto a Ron-Robert Zieler, si los rumores respecto a Schmeichel se hacen reales.

Aspiraciones:

Conociendo a Ranieri, seguramente el entrenador italiano diría "¡disfrutar!". Y se lo merecen.
Sin embargo, aunque ya han logrado la hazaña una vez, es muy difícil que la vuelvan a conseguir, más aún de manera consecutiva.

Ranieri intentará mantener el nivel del club por la tabla alta y trabajará para ofrecer a la afición "Fox" un buen y largo tour por Europa.

La administración del club será vital para el resultado final de la siguiente campaña. Si jugadores vitales como N'Golo Kanté se van y Ranieri no puede fichar a un jugador que respete la unidad del equipo y el juego en el césped, el Leicester podría tener problemas.
Esos supuestos intocables, si se van, tienen que tener un recambio igual o más efectivo que el anterior futbolista.

Dilly Ding, Dilly Dong!

Una de las mejores frases, sino curiosas, del técnico italiano. Ranieri demostró a todo el mundo que pasara lo que pasara, el chico lo mantenía todo bajo control y no dejó que esa "fama" de posibles pequeños campeones les subiera a la cabeza.

Tras solamente 3 derrotas (dos ante el Arsenal y una ante el Liverpool), 36 goles encajados y un total de 15 pizzas comidas (una por cada portería imbatida) hicieron al Leicester campeón. Sus pilares básicos en defensa (Huth, Fuchs, Morgan), su conexión en el medio del campo (Drinkwater y N'Golo Kanté), su ataque (Okazaki, Vardy y Mahrez) y los otros jugadores que crearon unidad y que actuaron en cada instante de juego, completaron un sueño que nadie creyó que, actualmente, pudiera volver a lograrse.


 El talento fue, en este caso, más grande que la moneda.

Hace 365 días Ranieri llegaba a la Premier League con el Leicester City. El resto es historia.

Por @KlausCFC.

1 comentario:

debate GOLEADOR Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: pollux. Con la tecnología de Blogger.